La anatomía de la rodilla

La rodilla es el conjunto de partes blandas y duras que forman la articulación que une muslo y pantorrilla.


Partes duras de la rodilla

Hay tres huesos que se unen en la rodilla, la espinilla (tibia), el fémur, y la rótula. Un cuarto hueso, el peroné, se encuentra justo al lado de la espinilla y puede desempeñar un papel importante en algunas lesiones de rodilla.

La tibia, el fémur y la rótula están cubiertos con una capa de cartílago cuando se juntan en la rodilla. Cuando el cartílago se desgasta aparecen los problemas, el más común la artrosis.

El menisco es un amortiguador también de cartílago, que se encuentra entre el extremo del fémur y la parte superior del hueso de la tibia, que sirve para amortiguar la rodilla y ayuda a absorber choques durante el movimiento. En la rotura de menisco se produce un desgarro del cartílago. En las actividades deportivas se puede producir cuando se tuerce,se girar o desacelera bruscamente o mediante el contacto directo.

Anatomía de rodilla

Partes blandas de la rodilla

Los ligamentos de la rodilla son estructuras que conectan dos huesos. Hay cuatro ligamentos principales que rodean la articulación de la rodilla. Dos de estos ligamentos se encuentran en el centro de la articulación cruzados entre sí y son el ligamento cruzado anterior y el ligamento cruzado posterior.

A cada lado de la articulación de la rodilla están los otros dos, el ligamento lateral interno y el ligamento colateral lateral en el lado exterior. Los ligamentos son las partes de la rodilla que más fracturas sufren los deportistas.

Cambios de dirección con rapidez o el aterrizaje de un salto pueden causar desgarros en el ligamento cruzado anterior. Esquiadores y jugadores de baloncesto y fútbol, ​​son susceptibles a las lesiones de este ligamento. El ligamento cruzado posterior se lesiona con frecuencia cuando un atleta recibe un golpe en la parte delantera de la rodilla o da un mal paso en el campo de juego.

Los músculos de las piernas impulsan la rodilla hacia atrás y adelante, mientras que los tendones conectan los músculos al hueso. Cuando el músculo se contrae, los tendones se estira, y el hueso se mueve.

Los músculos de las piernas impulsan la rodilla hacia atrás y adelante, mientras que los tendones conectan los músculos al hueso. Cuando el músculo se contrae, los tendones se estira, y el hueso se mueve.